Línea de tiempo

Actos de violencia en el municipio de San Carlos

1995
Corregimiento Jordán: Autores no identificados mataron a un hombre y a sus tres hijas, niñas de 4, 7 y 8 años. Se llevaron a la de 14. Después de violarla, también la mataron.

1999

 

Entre el 17 y 20 de junio doce campesinos muertos, 13 desaparecidos. Menos de dos meses después, el 12 de agosto, todos los pobladores de la cabecera municipal hicieron una fila en la plaza central; los paramilitares los obligaron a mostrarles sus identificaciones y acto seguido fusilaron a seis. A finales de noviembre, debajo de un puente de la Holanda, flotando en la represa Punchiná, los vecinos que no se habían marchado encontraron seis nuevos cadáveres. 

 

Se realizaron otras tres masacres en diciembre. El 9 un hombre encapuchado señaló a tres espectadores de un partido de baloncesto en el barrio Zulia de la cabecera municipal, los mataron en el acto, al otro día cayeron otras cinco personas. Entre el 14 y 15 de diciembre, los paramilitares asesinaron a 15 personas. 

 

Las dos primeras masacres del año ocurrieron en febrero y abril en los caminos del municipio. En la primera pararon a tres chivas en un retén improvisado, en la segunda los “paras” pasaron reclutando a campesinos en un carro escalera cubierto a los lados por plásticos negros. En la primera asesinaron a cuatro personas, en la segunda recogieron a 15. La primera no tiene nombre, la segunda la recuerdan como “la historia del carro encarpado”.

 

15 de abril de 2000 masacre del bus escalera, transporte rural: 5 asesinatos el mismo día, 12 cuerpos fueron hallados en una fosa común después de dos semanas. cometida por los paramilitares al mando de Castaño. El bus venia del centro zonal Santa Rita. Este bus pasó por la vía principal y a pesar de que había tres retenes, dos del ejército y uno de la policía a una cuadra del parque principal de San Carlos, no se pudo evitar la masacre  cometida por los paramilitares al mando de Castaño.

 

En abril las AUC mataron a cuatro personas en Samaná, las Farc hicieron lo mismo en marzo. Mayo – Octubre: 14 muertos en Santa Inés, en Culebritas, en el casco urbano. La última masacre del milenio ocurrió en los caminos del corregimiento de San Miguel, bajaron a cinco campesinos de una chiva y les dispararon a quemarropa. 

 

En la primera semana del año murieron cuatro personas, dos eran un par de esposos de 70 y 60 años. En la segunda semana, los paras masacraron a ocho más. En la segunda semana de febrero, ese mismo grupo perpetró otras dos masacres y se instalaron en el hotel más lujoso del casco urbano, El Punchiná. Cuando habían corrido 12 semanas del 2001, en el casco urbano ya invadido por los hombres del Bloque Metro, fueron señaladas de guerrilleras y ejecutadas 17 personas. En la semana 30 del año 2001, los paras mataron a cinco habitantes, una semana más tarde hubo un nuevo muerto.

 

2002

En la vereda Buenos Aires, el 21 de marzo, integrantes del Frente Noveno de las Farc dispararon contra una ambulancia y una volqueta y mataron a tres personas. 

En las veredas La Cascada y Vallejuelo entre el 9 y el 11 de mayo paramilitares dejaron 12 víctimas mortales. En la vereda El Chocó el 22 de noviembre de 2002 el Bloque Metro de las AUC asesinó entre ocho y once campesinos. Los desfiguraron: usaron hachas, sierras y machetes. En las veredas Balsora, Hortoná y El Vergel en noviembre ese mismo grupo masacró a cinco pobladores. 

El 16 de enero del 2003 fueron asesinadas 18 personas. Las Farc reconocieron su autoría días después, cuando dijeron que el asesinato de los labriegos de la vereda Dos Quebradas, Dinamarca y la Tupiada habían sido una retaliación contra los “paras” por la masacre cometida en el Chocó. 

 

2004 – 2006

En el corregimiento de Samaná en una de las casas que alguna familia había abandonado, el 10 de julio diez integrantes del Frente Noveno de las Farc les dispararon a siete campesinos que apenas tres meses atrás habían decidido retornar, la gente de San Carlos recuerda con profundo dolor esa agresión, los últimos estertores de la guerra contra un pueblo que empezaba a reponerse. 

Un 29 de enero, la última masacre de San Carlos ocurrió contra siete miembros de una de las pocas familias que aun vivian en el caserío El Vergel, cuando los “paras” entraron a la casa, los campesinos estaban reunidos viendo televisión. Quienes quedaron vivos se marcharon; estas masacres dicen fuentes oficiales, fueron cometidas por hombres del Bloque Héroes de Granada. 

En este tiempo también se da la desaparición al líder Ricardo Loaiza.